Bienvenida la competencia con Starbucks.

La llegada de la cadena a Starbucks a Costa Rica y la apertura de su primer establecimiento en Escazú, drug ha despertado un extraño nacionalismo cafetero así como una fuerte polémica en redes, que ojalá sirva para la reflexión.

Según Juan Enríquez Cabot investigador de Harvard Business School: “…de cada taza de café de 3 dólares que se vende en locales en Estados Unidos, apenas 3 centavos van al productor latinoamericano.” (Página 305. Cuentos Chinos. Andrés Oppenheimer)

Esta cifra, quizás un poco desactualizada, dado que el libro de Oppenheimer data del año 2005, establece que toda la ganancia restante es propiedad de la cadena estadounidense, lo que debería causar que nos preguntemos si debemos conformarnos únicamente con ser proveedores del grano.

Desde que inició operaciones la empresa Starbucks, a principios de los años 70`s, esta cadena ha comprado el café producido en nuestro país, que es uno de sus tres principales proveedores. Inclusive con su arribo a Costa Rica, se ha unido con café Bella Vista, producido en Tres Ríos, Cartago, para venderlo en empaques individuales a quienes visiten la tienda, pero ¿acaso los costarricenses no podríamos obtener una mayor ganancia?

Aunado a las 27 nuevas plazas que están generando la apertura de su primer local y las que podrían crear la inauguración de nuevos establecimientos, esperemos que la llegada de una empresa internacional de esta envergadura, sirva para que las cafeterías nacionales existentes brinden mejores servicios, precios y horarios, o bien surjan nuevas empresas de este tipo, en un caso similar a lo ocurrido con la apertura bancaria o de las telecomunicaciones ¡La competencia siempre beneficiará al usuario!

En la era de la economía del conocimiento, los productos de valor agregado valen muchísimo más que las materias primas, de modo que debemos orientar de esta forma nuestras exportaciones. La biotecnología aún sin apuesta clara, es una importante opción.

En Costa Rica, el consumo per cápita del café ha tenido un aumento constante en los últimos años, de acuerdo con datos suministrados por el Instituto del Café de Costa Rica (Icafé), por lo cual invertir en este sector pudiera ser rentable, teniendo en cuenta que contamos con un grano de calidad y cafeterías nacionales con una diferencia de precios en relación con Starbucks que supera el 100%.

Un ejemplo exitoso es la empresa cafetelera Coopedota, que hace más de un año luego de trabajos e investigaciones, presentó al público su café verde y tostado elaborado en una cadena de producción carbono neutral.

Además, Coopedota es dueña de la cafetería “Privilegios” con una única sede en la zona de Los Santos, la cual, esperemos, pronto inaugure locales en el área metropolitana.

Publicado en: El Financiero Edición 877.

Etiquetas: , , , ,

Post Relacionados

Suscripciones: (RSS) / Boletín Electrónico.

Envíe el post por correo    Únase al blog en Facebook     Envíalo por Twitter

Compartir en Facebook

Comentarios